martes, 13 de marzo de 2012

luna y javi una historia de amor


Decidí salir estaba cansado de oír los gritos de mama y en ese preciso momento me encontré con la niña más bella que había visto Luna. Vivía a una casa de la mía y le gustaba vestir de negro decía que llevaba de luto su alma, pero la verdad era que cubría las horribles cicatrices que su padrastro le dejaba cuando llegaba borracho, caminaba todos los días al colegio y yo solo me deleitaba viéndola, aunque repasaba cada una de sus prendas para ver donde la había lastimado su padrastro, su mejor amiga anabella era una chica de facciones tristes siempre miraba su rostro como quien quiere encontrar algo en él. Ella parecía guardar dolorosos secretos, en el colegio se rumoraba que anabella no le gustaban los chicos, pero la verdad yo solo podía pensar que una chica como anabella con una familia tan conservadora se arriesgara a que le gustasen las chicas eso sería la muerte más que eso la tercera guerra mundial.
Luna y anabella eran inseparables pues las unía el dolor cuando salían de el colegio anabella y luna siempre iban al mismo lugar la ludoteca camelot la cual yo también visitaba pues mi mejor amigo joe era fanático de los juegos de rol y le fascinaba soñar con que era un guerrero que luchaba con miles de gigantes y horribles monstruos todo para escapar de su realidad sus padres los habían matado la delincuencia común y él era ahora criado por su abuela pero lo más terrible era que a raíz de la muerte de sus padres joe comenzó a fumar yerba y habían días que realmente extrañaba a mi amigo.
Joel y anabella sostenían una relación algo extraña diría yo. Pero mal que mal se sostenían y apoyaban aunque a veces me parecía que algo entre ellos no era normal hay era donde me preguntaba si solo era un juego para que no hablaran de ella y sus gustos sexuales
Entre tanto yo Javi tampoco era tan normal mis padres estaban divorciándose todo porque mama encontró a papa no con una mujer si no con un hombre eso realmente no lo entendía mi padre repudiaba a los gay  y de pronto él es uno de ellos yo no tengo nada en contra pero saber de un día para otro que tu padre ase llorar y sufrirá tu madre por un hombre estando casados más de 15 años eso es inaudito ahora yo no aguantaba a ninguno de los dos prefería estar en la calle eso sí solo algo me animaba ver a luna quería hablarle decirle más que hola pero ella parecía tener un caparazón impenetrable el cual yo quería romper los cuatro vivíamos en el barrio el mirador y aquí comienza nuestra historia



No hay comentarios:

Publicar un comentario